La inmigración haitiana beneficia nuestra economía

Así como cualquier persona se beneficia de contratar a un precio más bajo, también lo hace la sociedad dominicana al contratar servicios a precios más bajos. Por supuesto que, la contratación de trabajadores ilegales aumenta la desigualdad económica entre los nacionales, pero no disminuye la riqueza general; al contrario, la aumenta; y a nivel internacional, las migraciones reducen la desigualdad económica.

En EUA decían que por los traslados de fábricas y la contratación de inmigrantes, el desempleo sería altísimo, sin embargo, hoy día está en un 5 %, lo cual es un nivel aceptable, no es pleno empleo, pero eso es producto de los cambios tecnológicos y globales que experimentan todos los países. Mientras, en R.D el desempleo está en el promedio latinoamericano a pesar de la mano de obra haitiana.

En EUA los norteamericanos blancos saben que ya la cosa no está como hace 40 años, que ya no es salir de primaria o bachiller y encontrar cualquier empleo, y por eso, se esfuerzan por cualificarse más y sus familias los presionan para ello. Así mismo como en EUA, los inmigrantes forzarán a la mano de obra dominicana a cualificarse. Es lo que tienen que hacer. De lo contrario, no hay absolutamente ninguna necesidad de hacer grandes inversiones en educación pública como la que se está haciendo ahora. Sería un desperdicio total. No podemos pretender tener una mentalidad de competir con mano de obra barata. Así no nos desarrollaremos nunca.

Ahora nuestro segundo mayor producto de exportación es el aparato de transfusión de sangre, solo por debajo del oro, y por encima de cualquier producto agrícola; mientras que la fabricación de chancletas, calzoncillos, etc., se quedaron atrás para dejárselo a los centroamericanos.

La riqueza de una sociedad se basa en la capacidad de su gente para producir e intercambiar diferentes bienes y servicios. Mientras más gente capacitada e ingeniosa haya, que produzca e intercambie más bienes y servicios, más rica será esa sociedad. Agregar valor es lo que genera riquezas en el mercado competitivo y global.

Si los bienes y servicios que produce una sociedad para el mercado global son muy demandados, de mucho valor, más rica será esa sociedad, y para lograr eso se necesita gente capacitada. Es cierto que hay excesos de universitarios, pero solo en ciertas carreras. Tenemos un enorme déficit de profesionales en el área de tecnología y softwares.

Incluso en el turismo, nuestra principal fuente de divisas, que es exportación de servicios; tenemos que importar muchos profesionales de la carrera de hotelería, porque aquí no hay suficientes. Si coqueros, limpiabotas y cortacañas de San Pedro se pusieran a estudiar inglés, encontrarían un buen trabajo y sueldo en un hotel; si hicieran una carrera en turismo u hotelería, serían pudientes. Los dominicanos no necesitamos ni deberíamos ponernos a vender cocos, ni a limpiar botas, ni a cortar cañas. Si los haitianos quieren esos sectores económicos, se los podemos regalar. El hecho de que todavía se siga produciendo azúcar en nuestro país es evidencia de nuestro atraso (o el atraso de los haitianos) porque no deberíamos siquiera estar produciendo eso ya. Pensar que se deberían expulsar a los haitianos para que los dominicanos lo hagan por un mayor salario es una completa locura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s