La problemática con la eliminación de exenciones a zonas francas

La teoría mía sería la siguiente: eliminamos las exenciones a zonas francas con lo cual el sector perdería su atractivo, dejaría de generar empleos en el corto plazo y se producirían despidos progresivamente en el largo plazo (no inmediatamente pues trasladar las plantas tiene un alto costo inicial y además un 36% de las inversiones son dominicanas). Pero en compensación, reducimos el impuesto al ISR empresarial al 15 %. Esto aumentaría la inversión local (y por lo tanto el empleo), también disminuiría el incentivo a evadir y se estimularía la formalización de empresas. Es decir, que el aumento en el empleo fuera de zonas francas sería igual o mayor que las pérdidas de empleos en zonas francas.

Las zonas francas generan 159 mil empleos directos actualmente. En 2015 generaron 4 mil nuevos empleos netos. La participación de las zonas francas relativo al PIB se mantiene estable desde 2009 en torno al 3.2 %. Se estima que el sector genera otros 123 mil empleos indirectos  y tiene un impacto indirecto de otro 2 % del PIB. EL 58 % de las exportaciones de bienes dominicanos son de las zonas francas.

En 2014 las zonas francas exportaron por valor de 5,243 millones de dólares pero importaron 3875, por lo que el saldo neto fue de 1,368. En comparación, otras exportaciones de bienes fuera de las zonas francas generaron 4,677 millones de dólares. El sector turismo generó divisas por 5,637 millones de dólares y las remesas 4,571 –balanza de pagos-.

Nuestro país en 2015 tenía 4 millones 293 mil personas ocupadas. 119 mil más que en 2014. Nuestra tasa de desempleo abierta es de 6%.

Pero ahora analicemos la parte fiscal: si este año 2016 bajaramos el ISR empresarial de 27 al 15  por ciento, se perderían 32, 800 millones de pesos en la recaudación del ISR (se recaudarán 74 con el 27 % actual), pero se ganarían 6,178 millones gracias al cobro de ISR a zonas francas (si se cobrara el 27 % se recaudarían 11,121 millones, ver Informe Gasto Tributario). Por lo que el resultado neto sería de 26,673 millones. Ahora bien, el estado deja de recaudar de las zonas francas otros 25 mil millones por exenciones en aranceles e ISC de importaciones de materias primas para sus productos. Eliminadas estas exenciones tendríamos un déficit de 1,600 millones -todos estos cálculos suponiendo que los capitales de las empresas dentro y fuera de las zonas francas se mantendrán igual o que las inversiones de las empresas fuera de las zonas francas compensen exactamente la pérdida de inversiones en las zonas francas. Suponiendo esto, tendríamos una pérdida de 1,600 millones-. Si se bajara al 12 %, la pérdida sería de 11 mil millones. Pero no tenemos ninguna certeza de que esas serán las condiciones, solo podemos especular.

Si bien considero que es injusto que unas empresas paguen tan pocos impuestos y otras que paguen tantos impuestos, creo que la solución no está en castigar a los sectores exportadores y generadores de divisas. Es demasiado arriesgado y en el mejor de los casos, generará poco o ningún ingreso adicional al gobierno. No vale la pena tomar esos riesgos.

Sí creo que el gobierno debe ponerse la meta de bajar el ISR a empresas al 22 %, para estimular las inversiones y creación de empleos. Para compensar las pérdidas tributarias e incluso superarlas por mucho, las herramientas debemos encontrarlas en los impuestos al consumo. El ITBIS es fácil de recaudar, difícil de evadir y con una sensibilidad muchísimo menor que la taxación a la renta. Ademas,  el ITBIS es pagado principalmente por los que más tienen, pues son estos los que más consumen. Ver tema: ¿Por qué todos los impuestos no se cobran a los ingresos en vez del ITBIS?

Esa fue la fórmula mágica del milagro irlandés: 12 % impuesto a las empresas21 % de ITBIS (ahora es de 23%). Y así fue como el país donde se decía que: “el último que se vaya que apague la luz” pudo despegar. Atrayendo inversiones extranjeras, impulsando la local, pero sin dejar caer los servicios del estado, al imponer un elevado ITBIS. Irlanda creció 7.8 % en 2015, uno de los más altos del mundo, sino el más alto.

En los países nórdicos el ISR a empresas es de 23 % en promedio (vs. 27 % en Latinoamérica); y el ITBIS es de 25 % en Dinamarca, Noruega y Suecia; y 24 % en Finlandia. Dinamarca es el país con el mayor bienestar del mundo, según la ONU, gracias a la calidad de su sistema público sanitario, educativo y políticas de protección social. Ese es el modelo económico que debemos seguir.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s