¿Por qué el libre comercio y la inmigración sí benefician a Estados Unidos?

Muchos trumpistas piensan que si se botan a los inmigrantes y si se traen las fábricas de regreso, pues subirían los salarios de los obreros; y es cierto, pero también es cierto que los costos de producción de los bienes aumentarían en igual medida. Un obrero de una fábrica de automóviles tendría luego que comprar su casa a un precio más alto por los salarios más altos de los trabajadores de ese sector, también deberá pagar más en Wallmart por los salarios más altos de sus empleados y tendrá que pagar más por los smartphones, electrónicos, ropa y zapatos manufacturados a un costo más alto en el país.

El libre comercio y la inmigración son buenos para la economía, pues incrementan el número de intercambios de bienes y servicios, aumentando la competencia -que reduce costos y precios-, y por lo tanto, elevando el bienestar de todos.

Tampoco es verdad que la inmigración o el libre comercio hayan dejado a muchos sin empleos. La tasa de desempleo actualmente está en 4.9 %, por debajo del promedio histórico. El promedio entre 1948 y 1970 fue de 4.7 %, hasta 1980 de 5.2 % y de 5.8 % hasta 1994.

Los extranjeros (inmigrantes o trabajadores en otros países) no le quitan el empleo a nadie, la economía no es un juego de suma cero. Ciudadanos cualificados, creativos e innovadores, tienen capacidad de crear puestos de trabajos hasta el infinito, en vez de ocuparlos. De hecho, eso es lo que la economía norteamericana ha hecho hasta ahora.

Tampoco es verdad que los salarios reales han disminuido. De hecho, el 80 % de los hogares considerados pobres en Estados Unidos, tiene aire acondicionado, cuando en 1970 solo el 37 % de toda la población lo tenía. En 1970 solo el 16 % de los hogares tenía 2 o más baños completos, en 1980 el 25 % y en 2009 el 51 %. En 1970 el 49 % de los hogares tenía 3 o más habitaciones, en 1980 el 53 % y en 2009 el 64 %.

El problema es que para trasladar el poder adquisitivo de un salario de hace décadas a uno actual, no se comparan bienes y servicios idénticos ni la misma cantidad, lo que causa una subvaluación del salario real. Ver tema: La problemática de ajustar salarios por inflación entre períodos distantes

Así que en conclusión, es mentira que el salario real de las clases obreras haya disminuido, también es mentira que este aumentaría sacando a los inmigrantes y trayendo de vuelta a las fábricas y también es mentira que estos hayan aumentado el desempleo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s